Especialidades

Especialidades

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Las especialidades de enfermería se regulan mediante el REAL DECRETO 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de Enfermería.  Con la entrada en vigor de este RD, se crean las 7 especialidades de enfermería que existen en la actualidad:

  • Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona).
  • Enfermería de Salud Mental.
  • Enfermería Geriátrica.
  • Enfermería del Trabajo.
  • Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos
  • Enfermería Familiar y Comunitaria.
  • Enfermería Pediátrica.  

El RD regula el acceso, los programas de formación y la obtención de los títulos de enfermería especialista, quedando suprimidas las especialidades anteriores (Real Decreto 992/1987, de 3 de julio, por el que se regula la obtención del título de Enfermero Especialista) y estableciéndose las condiciones de homologación a las actuales especialidades. Se constituyen las Comisiones nacionales y Delegada de Enfermería como órganos asesores del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud. Se establecen los requisitos para el Acceso excepcional al título de Especialista excepto para Matrona, considerando un régimen especial de acceso al título de Especialista en Enfermería del Trabajo.

Las disposiciones necesarias para el desarrollo y normativa, cada uno en sus competencias, serán adoptadas conjuntamente por los Ministerios de Sanidad y de Educación respectivamente.   Real Decreto 183/2008, de 8 de febrero, por el que se determinan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud y se desarrollan determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada Este RD  pretende garantizar un alto nivel de calidad del sistema de formación sanitaria especializada con el objeto de que los planes docentes específicos se lleven a cabo con la colaboración de las distintas administraciones autonómicas.

El sistema formativo de residencia obliga, simultáneamente, a recibir una formación y a prestar un trabajo que permitan al especialista en formación adquirir, en unidades docentes acreditadas, las competencias profesionales propias de la especialidad que esté cursando, mediante una práctica profesional programada y supervisada destinada a alcanzar de forma progresiva, según avance en su proceso formativo, los conocimientos, habilidades, actitudes y la responsabilidad profesional necesarios para el ejercicio autónomo y eficiente de la especialidad.

Otros aspectos que contempla esta ley son la formación y funciones de las Comisiones de Docencia, la acreditación de tutores y tipos de Unidades Docentes, la supervisión y responsabilidad progresiva del residente para la adquisición de competencias profesionales, dedicando un amplio apartado a su evaluación.

Legislación aplicable